OPPPE

Exclusiva con Numa Molina: “El Papa no debe creer lo que le dicen la oposición y la CEV”



El padre Numa Molina, por jesuita y por periodista, sabe ser polémico. Durante años ha sido injuriado por los opositores, quienes le critican su militancia en el proyecto revolucionario. Pero algunas veces, como a finales de 2017, formula críticas internas que causan revuelo entre los chavistas.

 

 

Molina (Mucuchachí, Mérida, 1957) conversó con La Iguana.TV acerca del resultado de las elecciones regionales, de la guerra económica, de la Asamblea Nacional Constituyente, del papa Francisco y del legado del comandante Hugo Chávez. A continuación, una versión del diálogo que sostuvo con el periodista Clodovaldo Hernández:

 

 

-El juicio que usted hizo acerca del resultado de las elecciones de gobernadores fue bastante duro. Cuéntenos un poco acerca de eso.

 

 

-Hice un análisis poselectoral del 15 de octubre y destaqué que el pueblo nos sigue amando, nos seguimos amando y seguimos amando este proceso de cambios revolucionarios. Me dejó admirado cómo este pueblo ha crecido en conciencia, en conocimiento político, y cómo, a fuerza de democracia, ha ganado la paz. Primero con la Constituyente y luego con las elecciones de gobernadores. Por otra parte quedaba el disgusto de encontrarse con gobernaciones clave para esta lucha y que pasaron a manos de la oposición porque el pueblo fue acosado y obligado al voto castigo. Para mí, el voto castigo se puede dar con la abstención, la indiferencia ante el hecho político, el voto nulo o el voto en contra. Lo más triste es encontrarse luego con esa gente arrepentida, como ocurrió luego de las elecciones de la Asamblea Nacional (en diciembre de 2015). Vemos gente que sigue siendo afecta a este proceso, pero que se indignó con un gobernante y votó en contra. En ese análisis terminé diciendo que ante las malas gestiones no valen campañas electorales excelentes, brillantes. No se puede resolver a última hora el daño causado por una mala gestión, con una campaña rimbombante, tipo centro comercial del capitalismo del siglo XXI. Por más brillante que sea la campaña y por muy bueno que sea el candidato, si ha habido una mala gestión precedente es muy difícil triunfar porque la gente ha quedado afectada.

 

 

-Su crítica fue muy concreta respecto a su estado, Mérida. Le atribuyó la responsabilidad a la mala gestión del gobernador Alexis Ramírez…

 

 

-Sí, sí, sí. Hubo una mala gestión y yo la percibí, la viví, no me lo contaron, lo experimenté. Aprecié la orfandad del pueblo que se sentía sin gobernante, sin nadie que lo protegiera. Esto fue notorio durante la etapa más dura de la violencia, después de abril, cuando mataron a varios militantes revolucionarios. A mí me correspondió ir, integrando una comisión, para hablarle al pueblo y generar un clima de paz, porque se corría el riesgo de una violencia aún más grave. La gente estaba al borde de un enfrentamiento mucho más terrible. Allí percibí la ausencia del gobernador. También por las informaciones de mi familia, de  mis amigos, de mis conocidos. Eso me permitió llegar a la conclusión de que hubo un olvido del pueblo. Ocurrió lo mismo en otros estados y también los mencioné. Eso no tiene por qué disgustarnos. Es la autocrítica que debe existir y ayudarnos. Alguien tiene que decirte cuando andas mal. Qué bueno es cuando un amigo o compañero de lucha te dice “mira, eso que estás haciendo está muy mal”. Es el único modo de rectificar. Tenemos que ser humildes. En la autocrítica se necesita humildad para reconocer lo que se ha hecho mal y la necesidad de cambiar.

 

 

Aún no existe el sujeto del Socialismo del siglo XXI

 

En una entrevista previa con La Iguana.TV, en marzo de 2016, el padre Numa Molina advertía acerca de la propagación del virus de la corrupción hasta los sectores más pobres del pueblo. Le preguntamos cómo evalúa a estas alturas, casi dos años más tarde, ese fenómeno.

 

 

-Yo diría que eso se ha acrecentado en la medida en que la crisis se ha acentuado… Es que esta crisis está muy bien diseñada. Nosotros no estamos viviendo un momento de escasez porque al gobierno le provocó. Siempre digo qué gobierno tan torpe sería aquel que se generara a sí mismo una guerra económica, sabiendo que lo va a afectar políticamente. La crisis está diseñada para tocar a los sectores más vulnerables, populares y despertar esa ansiedad por el dinero fácil, por el bachaqueo, por el que no importa robar al hermano. En eso tengo una lucha constante de formación al pueblo. Es necesario entender que el otro es mi hermano. El momento que vivimos no puede convertirse en un darwinismo social en el que nos comamos unos a otros y el más vivo prevalezca. Tú vas y te encuentras eso también en los niveles de los sectores populares. Un vocero del consejo comunal, que ha llevado la vocería en el barrio, termina convirtiéndose en el que controla todo, lo distribuye a su antojo o lo vende, hace corrupción… Insisto, eso viene diseñado para afectar a los sectores populares. Es una crisis de escasez e inflación inducida que tiene un fin político: hacer que nuestra gente caiga en esos vicios. Allí es donde hace falta una formación. Nuestros líderes comunitarios, en cada rincón de Venezuela, necesitan formarse. El sujeto para construir el socialismo del siglo XXI, todavía no lo tenemos constituido. Se sabe de qué madera es una persona si es capaz de pasar las peores  pruebas y seguir adelante, seguir creyendo que este proyecto es posible y que este es el modelo adecuado. Ahora, cuando te encuentras a una persona que a las primeras de cambio, a la primera tempestad, ya se quebró, queda claro que ahí no había formación. Tal vez había nada más una jerga revolucionaria. El sujeto que debemos constituir se dará de adentro hacia afuera, tiene que haber primero un cambio interior.

 

 

-La gente centró sus esperanzas en la ANC, que nos trajo la paz casi inmediatamente. Pero, ya empieza a notarse la impaciencia de algunos sectores por la falta de resultados. Usted, que bendijo a la ANC a nombre de la religión católica, ¿qué mensaje les enviaría?

 

 

-…Bendición que me trajo, además, algunas críticas sumamente terribles. Fue gente que se indignó porque yo habían bendecido a la ANC, y yo les preguntaba “ah, y ¿por qué algunos bendijeron la guarimba, a los que iban a hacer violencia, y eso no se critica?”. Bendije la ANC porque era la esperanza de la paz y sigue siéndolo. Algunas veces, cuando vivimos estos procesos, nos aceleramos demasiado y creemos que los cambios deben darse de hoy para mañana. Creo que la ANC más bien ha hecho muchísimo porque su función es legislar, y otros organismos tienen que ejecutar las sanciones que contemplan las leyes que la Asamblea está produciendo. La ANC puede producir leyes para que sean sancionadas y hasta expropiadas las empresas transnacionales que desvían la producción hacia el mercado informal. Pero no puede ir, como policía, a cerrarle las puertas. Allí también está la Comisión de la Verdad, desarrollando un papel muy importante. Le digo a la gente que entendamos que estamos viviendo un proceso, y que si lo miramos desde que comenzó, en los primeros de agosto, ha logrado muchas cosas gracias a su poder plenipotenciario. Imaginemos si esas decisiones se hubiesen dejado en manos de la Asamblea Nacional (Parlamento), que además continúa en desacato. Nosotros los hemos visto siempre a favor de la violencia y de la guerra, y por eso sabemos que no van a legislar nunca a favor de la paz.

 

 

Mensaje a Francisco

 

 

-Usted ha tenido una relación muy cercana y especial con el papa Francisco. En los últimos tiempos él ha dado algunas declaraciones en las que parece sumarse a la tesis de la emergencia humanitaria. ¿Si tuviera una audiencia con él hoy, qué le diría?

 

 

-Le diría que no crea en las informaciones que le llegan de Venezuela por los voceros de la oposición y por la Conferencia Episcopal Venezolana. Lamentablemente, han desviado su misión. Hay que hacer honor a la verdad, y tener claro lo que le ha pasado a los países que han sido declarados en crisis humanitaria. El peligro que representa la “ayuda humanitaria” con los marines, que se sabe qué día entran a un país, pero no se sabe qué día van a irse. Eso lo han vivido ya muchos países. Le diría al Papa que nos siga ayudando y apoyando en el diálogo. Él es un maestro del diálogo y de la cultura del encuentro. No dudo que el papa Francisco ha sido presionado tremendamente, desde la Iglesia institucional y desde la  política. Eso es evidente. Por ejemplo, aquel pronunciamiento del secretario de Estado del Vaticano (Pietro Parolin), del que se cumplió un año en diciembre. Estoy segurísimo que aquella no era la propuesta ni la visión del Papa. Ahora, a principios de enero, Francisco se pronunció hacia la crisis humanitaria. Le diría: “Santo Padre, necesitamos que nos ayude a dialogar, a resolver las cosas entre nosotros. No necesitamos que vengan barcos de Estados Unidos, disfrazados de ayuda humanitaria y de solidaridad.

 

 

Molina recordó el caso de la tragedia de Vargas, cuando enseguida ofrecieron unos b